Cine Casual; acercando el séptimo arte latino a Charlotte.

Por Sorayda Diaz

El cine latino es rico y diverso, pero por falta de distribución es complicado verlo en los cines de Charlotte. Sin embargo, Giovanna Torres y Alexander Piñeres fundadores de la plataforma digital Cine Casual, estarán encargados de que esa falta de distribución no sea la frontera que evite apreciar las producciones latinas y traen por segunda ocasión a la Ciudad Reina las Series de Películas de Cine Casual del 21 de Mayo al 18 de Junio.

Para esta segunda edición, Cine Casual va a dar inicio con «Hecho Aquí»; un cuarteto de cortometrajes cargados del talento latino producido en Charlotte. La presentación inaugural será el Sábado 21 de Mayo a las 6 p.m en Midwood International Center (1817 Central Ave. Charlotte NC, 2805). Al show precederá una conversación acerca de la escena musical latina en Charlotte y la realización del corto «The Final Note», con invitación especial de Tony Arreaza, fundador de Carlotan Talens y guitarrista de la banda Ultima Nota.

La muestra cinematográfica que incluye a Brasil, Cuba, México y Puerto Rico llega auspiciada por El Cónsul de Artes de Carolina del Norte, una rama del Departamento de Recursos Culturales y Naturales y la Fundación John S. and James L. Knight Foundation.

La cartelera:

Sergio & Sergei – Contemporary World Cinema Selection at Toronto Film Festival June 4 (4:30 p.m.) at Camp North End (1824 Statesville Ave., Charlotte, NC 28206)

El Otro Tom (The Other Tom) – Orizontti Selection at Venice Film Festival June 11 (6 p.m.). Venue to be announced.

Perfume de Gardenias – Official Selection at Tribeca Film Festival June 17 (6 p.m.) at Independent Picture House (4237 Raleigh St., Charlotte, NC 28213)

Medusa – Official Selection at Cannes Directors’ Fortnight June 18 (6 p.m.) at Independent Picture House (4237 Raleigh St., Charlotte, NC 28213)

Para comprar tus boletos y mayores detalles visita www.cinecasual.com

Boletos individuales: $6

Pase todo acceso: $50 e incluye las 4 películas y una edición limitada de la playera del festival.

Maritza Torres; encontrándose con sus raíces

Por VozEs

Maritza Torres creció en Murray, un suburbio en las afueras de Salt Lake City, Utah; ahí no había mucha gente que se pareciera a ella, no había gente de color, ni una comunidad latina muy grande. Su escuela era un ochenta por ciento «blanca». También creció en una familia mormona, sus papá en California, su mamá nació en El Paso, sus abuelos mexicanos de Pachuca, México.

Todo esto ha influenciado su arte y su creatividad, la conexión con sus raíces ha sido muy diferente a la otras comunidades de inmigrantes que siguen el catolicismo, una religión más común entre los latinos.  

«Pienso en ello como en el libro 1984 (George Orwell) con el doble pensamiento, algo así como: esta es mi cultura, pero realmente no puedo aceptarla completamente de alguna manera, porque las creencias mormonas no resonaron completamente en mí» comenta Maritza, para quien su primer idioma fue el español y aprendió el inglés con Sesame Street, desde pequeña, creciendo en esa comunidad se dio cuenta de que la gente buscaba y rescataba sus raíces indígenas de entre toda la influencia religiosa.

Le tomó un poco encontrar su identidad y acercarse a sus raíces, y aunque aprendió a hacer piñatas, los bailes folclóricos y el español, sentía ese «síndrome del impostor» ese sentimiento de «no encajar»; el mismo sentimiento la siguió a Los Ángeles, a donde se mudó para alejarse de la religión y buscar conectarse más con su comunidad, sin embargo, en el Este de Los Ángeles, cerca de la cultura chicana, se ha dado cuenta que tampoco encaja por completo, había cosas que no comprendía, por falta de experiencia.

Y es que su familia al estar en Utah, quiso asimilar y adaptarse a la cultura estadounidense y en esa asimilación se perdieron cosas que Maritza ya no alcanzó a aprender. 

«Chicanos que crecieron aquí no hablan español todo el tiempo. A veces yo me intimido un poco al hablar español porque ha habido gente que me corrige muy fuertemente mi español, y no entendemos que a veces podemos hacer sentir mal a la gente, no sabemos el trasfondo, o las historias de cada uno» comenta la artista. 

Al respecto, Maritza tenía que hacer algo, y su arte fue el medio ideal para intentar conectar a la gente, a las historias, diferentes todas pero con un común denominador: la migración, la separación y la distancia de nuestra cultura. 

«Como artista, nuestro trabajo es conectar a la gente, a través de mi trabajo estoy creando el espacio para mostrar a la gente mi lado de la historia, mi experiencia; para que las personas que son primera generación entiendan cómo se afecta a la familia, que alguien de México entienda que tampoco el venir aquí arregla todos los problemas, demostrar que aquí también hay una lucha, conectar todas esas ideas» detalla Torres.

Maritza utiliza diferentes medios no sólo para desarrollar su técnica, sino para tener diferentes formas de contar su historia y conectar con la gente, pero también con diferentes partes de su mente y personalidad.

«Algunas veces me aburro, tiendo a poner mucha atención en los detalles y a veces se hace demasiado pesado; así que tomo descansos y trabajo en algo diferente, la escultura me gusta porque me puedo conectar con la naturaleza” platica la artista, quien disfruta de utilizar materiales reciclados y de la naturaleza.

Lo más importante de un artista, considera Maritza es traer atención a la obra de arte, sí, pero sobre todo aportar su perspectiva, en su caso, ella se expone a sí misma pero también esa conexión con sus raíces y su comunidad.

A Los Ángeles llegó a los 17 años, con la certeza que ha tenido desde pequeña: ser artista. Estudió Diseño de Modas, pero ahora se dedica a lo que la hace sentir libre y con lo que se identifica. Le atraen las cosas y detalles de lo oculto, lo oscuro, contrario a lo que pudiera observarse a simple vista sobre la cultura mexicana que es colorida y brillante, ella ha indagado y ha rescatado lo oscuro de la cultura, la muerte y las calaveras son tan solo una parte, hay mucho más que explorar y ella lo ha hecho a través de su arte.

«Esta pieza tiene cabello hecho de fuego, dientes filosos como se ven en los códices para los jaguares, me gusta dibujar esos en mis figuras ahora. Me refiero a los códices antiguos de las culturas mexicanas, en esta pieza, la figura está luchando por su vida, unas manos la quieren ahorcar y ella lucha, representa a todos los que estamos batallando, luchando como inmigrantes y el sistema es quien nos aprieta» detalla sobre una de sus piezas que expondrá en su próxima exposición en solitario.

Actualmente Torres prepara esa exhibición, en la que mostrará trabajos que está haciendo con papel, a los que ha incorporado los frutos del hobby que le dejó la pandemia: la jardinería, y con las flores que ha crecido ha hecho piezas en papel que le permiten acercarse más a la naturaleza y transformar esos materiales que la tierra nos da.

A la vez, seguirá mostrando su historia, la forma en que ésta ha cambiado y la forma en que se relaciona con la naturaleza, la comunidad y el arte que está segura, unifica, así sean grandes nuestras diferencias.

Conoce más de su trabajo en su Instagram: @maritzatorresart

Mural en la cancha de juego

Por VozEs

Transformar los vecindarios olvidados en espacios vibrantes y llenos de colores es el propósito de Sydney Duarte y Treazy Treaz. Por eso su más reciente mural de 100 x 20 pies decora una de las paredes de Camino Health Center en donde a su vez se encuentra una mini cancha de fútbol, patrocinada por Charlotte Football Club para los pequeños. 

El proyecto tuvo que completarse en 5 días ininterrumpidos de trabajo, ambos se dieron a la tarea de traer vida a este mural. Para ambos, el mural es por y para los niños, para el vecindario y la comunidad, para que se ilumine y ayude a sanar y despertar una sensación de alegría en la comunidad.

Para este diseño, los artistas identificaron algunos obstáculos en la pared (ventanas, puertas de garaje, escaleras) mientras que un reto, los artistas lo tomaron para divertirse y trabajar de una manera única moviéndose junto con los jugadores de fútbol que representaron en la pared. 

De raíces ecuatorianas, Sydney creció jugando fútbol soccer, el crear este mural regresó a sentir esa libertad de correr y transportarse en la cancha de juego; para su pareja, de origen australiano, este trabajo le trajo memorias de su abuelo y su equipo de fútbol «Curly’s Comets». La pared cuenta con distintos elementos que surgieron de las memorias y la creatividad de ambos artistas, por ejemplo, cada bandera representa las diferentes comunidades que Camino sirve, la pelota oficial de juego del MLS representa los 860 jugadores del MLS que vienen de 79 diferentes países, así pues, este mural es una oda a la diversidad, unidad y la pertenencia que el fútbol representa alrededor del mundo.

Escuchar las diferentes historias de algunos de los niños y sus familias, y saber el viaje que hicieron para llegar hasta aquí, no es fácil, esperamos que este mural y esta cancha les brinde alegría y la motivación para jugar y divertirse.

Conoce más de los artistas en @Traveling_Gypsy  and @treazytreaz

Visita el mural en: Camino Health Center – 208 Stetson Dr. Charlotte 28262

Tejiendo Colores: Kat Sánchez Standfield

Por Rosy Acosta

En VozEs hemos realizado una entrevista muy agradable a Katrina Sánchez Standfield, quien es originaria de Panamá y actualmente vive en Charlotte, Carolina del Norte. 

Ha sido un honor platicar sobre su arte textil y entender un poco más sobre su travesía artística como inmigrante latina en Estados Unidos. Su obra logra que los espectadores sientan los colores vibrantes y además experimenten ese sentimiento de «esperanza y optimismo» como ella nos explica a continuación.

¿Cómo empieza tu interés por el arte?

Cada vez que íbamos a visitar a la familia en Panamá, mi abuela siempre estaba cosiendo, tejiendo, ella tenía cosas por toda la casa. Hacía manteles, tenía como un conejito que por abajo del vestido se guardaba los rollos de papel de baño. 

Mi mamá también, ella cada año me hacía cosas, cosía todo el tiempo. Ellas dos me enseñaron el arte textil y no fue hasta que entré a la universidad que me di cuenta que ese tipo de arte también puede ser arte plástico. No solo la pintura y la escultura son arte, fue por esto que empecé a estudiar más y desde ahí nunca he parado.

¿Cómo realizas tu arte?

Tengo una máquina que se usa manualmente para tejer y entonces lo voy rellenando con el mismo material que se usa para rellenar los peluches. Entonces así lo voy tejiendo y eso es principalmente lo que me gusta hacer. También me gusta pintar murales, hago alfombras.

¿Cómo es tu proceso de diseño?

Depende del proyecto, a veces lo hago por piezas y empiezo un poquito con diferentes colores. Me gusta jugar con los colores y veo que me gusta en conjunto, pero casi siempre lo que hago es dibujar porque es más rápido. Primero empiezo con la forma para definir si quiero algo largo o grande, a veces hago unas formas que son diferentes, les pongo colores para jugar y lo considero importante para mi trabajo. Desde ahí, sigo con los dibujos les pongo una especie de cuadricula para saber cuánto tengo que tejer de cada color.

¿Por qué la dimensión de tus creaciones es en un formato grande?

Al empezar mi trabajo era pequeño porque estaba siguiendo el mismo ejemplo, pero yo quería hacer un arte que se pudiera experimentar por su forma, que lo puedes mirar y lo sientes. Se sienten los colores, las texturas y que sea de esa forma enorme que es como impresionante, por eso me gusta trabajar tan grande para mi es más emocionante. Es arte para interactuar, las primeras piezas yo las llamo «magnifing weavings» la primera que hice tenía otras piezas que yo las llamo «netted noodles» en el piso y entonces todos tenían la oportunidad de jugar con el tejido para añadir más piezas y acomodarlo como cada quien quería, era como una colaboración. 

¿Cómo es que tus experiencias de vida como latina en Estados Unidos influyen en tu arte?

Sí, pienso que tengo un conflicto de identidad porque vivo como entre dos mundos y es duro y difícil no estar cerca de tu familia. A veces siento que no he podido tener la misma relación con mi familia por no tenerlos cerca. 

La familia de mi lado paterno es de aquí de Estados Unidos y no los conozco muy bien. Yo me conecto más con mi familia de Panamá, mi mamá también extraña mucho estar allá. Otra cosa que a veces me pongo a pensar es que creo que todos los latinos hacemos familia aquí, hacemos amigos que son familia. De niña vi mucho que nuestros amigos no tenían papeles y entonces veía como ellos no podían hacer ciertas cosas, no podían trabajar en sitios.  Entonces esto es algo que también me ha influenciado mucho porque son cosas que tal vez no me afectan directamente por eso tengo una obra que se llama «a welcome passage» que es como un túnel que lo puedes caminar, es todo de tejido, es suave, no es como una pared o una valla y eso es algo que las fronteras deberían de hacer porque es muy difícil no poder tener movimiento entre países, ha sido algo que me ha interesado mucho cuando empezó la pandemia pues muchos de mis amigos decían: hace como un año que no puedo ver a mis abuelos y era la primera vez que les pasaba este tipo de experiencias. 

¿Cómo quieres que la gente se conecte con tu arte?

Siempre que hablo con la gente me dice que quieren «tocar el arte» y que es un arte feliz y optimista. Lo que me encanta de mi trabajo es que inspira ese sentimiento de esperanza, optimismo y de estar feliz. 

Por eso me gusta que al ser algo táctil y suave siempre tenga colores brillantes.

¿Dónde podemos encontrar tus creaciones? Vimos que tenías una exposición en California.

Sí, ha sido la primera vez que voy a Los Ángeles y fue porque una galería me invitó a exponer allá. En una feria de arte que se llama «spring break» y por esa razón estuve en Los Ángeles por una semana. Estuve unos días exponiendo mi trabajo, platicando con personas y me gustó mucho. ¡Me encanta LA!

También estoy pintando un huevo gigante para CharlotteShout lo voy a forrar de «netted noddles» y pintar. Le voy a agregar unos espejos chicos.

Otra instalación que tengo está en Southend se llama «movimientos iluminados» también es parte de Charlotte Shout que va a estar hasta el 20 de marzo. 

¿Cuáles son los mejores recuerdos que tienes con el tejido?

El primer proyecto que hice de tejido fue cuando mi mamá estaba embarazada de mi hermanito y estaba yo queriendo hacer una manta para el bebé y pensaba hacerla muy grande porque estaba súper emocionada. 

Entonces empecé tejiendo muy grande y tejía todas las noches frente a la televisión. Mi abuela estaba aquí por ese tiempo, estuvo como unos ocho meses y tejimos juntas, pero nunca lo pude terminar. Mi hermano nació antes y además lo hice demasiado grande y entonces quedó más como una bufanda larga.

¿Si alguien quiere comprar tu arte donde te puede contactar?

Puedes encontrar a Kat en Instagram @fiberess y directamente en su bio hay información sobre su arte y exposiciones actuales.

Fotos tomadas de Instagram. Cortesía de la artista.

Tony Arreza presenta: Soñando

Por VozEs

La carrera musical del venezolano Tony Arreaza inició cuando llegó a este país en los noventa para convertirse en una estrella de rock, con su pelo largo y look preparado para «roquear». Como todo inmigrante, su carrera dio muchos giros, sus planes cambiaron y sus sueños se transformaron, pero nunca se alejó de la música y de su comunidad.

La noche del 12 de Marzo, después de dos años de que COVID paró la escena musical, Tony se presentó en Midwood International Cultural Center para estrenar el álbum «Soñando» que rescata sonidos de latinoamérica en una compilación de piezas musicales que fueron presentadas por su grupo Última Nota y artistas invitados Bakalao Stars, Orquesta Mayor, Reinaldo Brahn, Café Amareto, Aris Quiroga, entre otros. 

Durante la presentación se proyectó un documental que narró las travesías de Tony, sus encuentros con diferentes etapas musicales, una de ellas que lo llevó a presentarse en MTV Latino y finalmente la oportunidad que le llegó con el Creative Renewal Fellowship que otorgó el Arts and Science Council de Charlotte para desarrollar el disco que presentó el fin de semana, y el que por cierto contó con la creación artística y diseño de portada del colombiano Nico Amortegui quien se inspiró en los múltiples colores de la comunidad latina, y por supuesto, la gran variedad musical.

La comunidad latina aplaudió a Tony y a todos los músicos y creativos que colaboraron en la creación de este álbum, pero entre esos aplausos salieron algunas lágrimas, ya que la audiencia se sintió identificada con el video musical de la pieza «Mi sueño» en el que se relata el viaje del inmigrante, el viaje en el que muchas veces dejamos los sueños en la maleta.

La noche pues, fue un homenaje a todos los inmigrantes que día a día construimos esta nación y ahí también Tony desempacó esos sueños y los regaló a la comunidad, motivando a participar, a crear y a seguir unidos.

No cabe duda, que como dijo Liz Fitzgerald (del Arts and Science Council) en entrevista dentro del documental que se presentó durante el evento: La música ayuda a sanar, a unir y a apaciguar el dolor que a veces como comunidad cargamos. En unísono, los asistentes corearon junto con Última Nota: «Mi sueño, tu sueño, construyendo esta nación» para cerrar la velada.

Aquí les dejamos el sencillo de este primer (y seguro no el único) álbum de la agrupación:

Los invitamos a seguir a Tony Arreaza en su instagram @tonyarreaza y @ultimanotamusic

Mariachi Arcoiris: Rompiendo estereotipos y tabúes

Por VozEs

De pequeño, Carlos Samaniego estuvo cerca de la música, su papá fue quien lo enseñó a cantar, su abuelo era mariachi en Sonora, México, y un tío de él fue integrante del grupo Los Apson en los años 70. Aprendió a leer español recorriendo los cassettes para que su mamá le sacara la letra de las canciones, creció escuchando rock en español y mariachis; ya de grande estudió violín y canto clásico en California State University y fundó el primer Mariachi LGBTQ+ en el mundo.

Pero el camino no fue tan simple como se lee. En realidad, cuando Carlos decidió salir del armario durante su tiempo en la Universidad y declararse abiertamente gay, se rompieron estereotipos en el mundo de este género musical que ha resaltado por mucho tiempo la virilidad del macho mexicano, y debido a esto, se tuvo que enfrentar a muchos momentos de discriminación; eso no lo hizo dejar lo que le apasiona: música de mariachi.

En esta entrevista, Samaniego nos platica cómo nace el Mariachi Arcoiris (dos veces), los retos a los que se ha enfrentado y cómo ha sido también ese viaje como inmigrante y que hace que su música no solamente represente a la comunidad LGBTQ+ pero también a la comunidad latina y mexicana en Estados Unidos.

Carlos, platícanos tu historia como inmigrante y cómo fue que inició tu interés en la música. 

Claro que sí, mis papás vinieron acá de ilegales, hoy en día ya son ciudadanos pero llegaron de ilegales, que en los años 70 era cualquier cosa, como cruzar una raya y ya, pero igual se tardaron un buen rato para arreglar papeles y hacerse ciudadanos, no tuvieron una educación muy formal; mi papá trabajo acá de muchas cosas, de soldador, chofer de camiones remolques, mi mamá estudió belleza en Mexicali para ser estilista pero acá se metió a clases de inglés y comenzó trabajos de oficina, el hecho es que los dos trabajaban y siempre me apoyaron en todo lo que yo quería hacer.

A mi desde muy chico me interesó la música porque mi papá me enseñó a cantar, mi papá es músico lírico, mi abuelo era mariachi, y un tío, hermano de mi papá fue parte de un grupo muy famoso en México en los años 60-70 que se llamaba “Los Apson”. El punto es que vengo de una familia de músicos, mi papá me enseñó a cantar desde que era muy pequeño, aprendí a cantar en español y así fue como también aprendí a leer en ese idioma, como nací acá toda mi educación era en inglés, mi mamá me sacaba la letra de las canciones, en ese tiempo todavía existían los casetes y le regresabas para agarrar la letra porque entonces no teníamos google, así aprendí.

En casa siempre hablamos en español y cuando entré a la secundaria me acuerdo que un día pasé por la clase de música, y escuché a un mariachi, dije ¿por qué estoy escuchando un mariachi en la secundaria? me regresé y era un mariachi de estudiantes, pedí hablar con el maestro y le dije que yo quería ser parte, que yo sabía cantar, y me dijo: – que bueno que sabes cantar pero aquí todos deben tocar un instrumento – yo dije: – estoy dispuesto a aprender lo que sea- y me dio un libro para que aprendiera cómo tocar el guitarrón. Así fueron los inicios del mariachi para mí.

Así fue como empecé a tener mis estudios con el mariachi y cuando fui a la prepa ahí no había, entonces los que fuimos de la secundaria a la prepa empezamos el mariachi ahí. Eventualmente me metí a grupos, digamos que no a nivel profesional porque eran grupos juveniles, pero ya eran grupos que no eran de la escuela, eran grupos que participaban en festivales, eventualmente cuando entré a la prepa me cambié al violín porque me apasiona mucho el sonido y quise estudiar formalmente, empecé a estudiar violín clásico, y es así como seguí adelante con mis estudios formalmente también en la universidad.

¿Y cómo y cuándo nace el Mariachi Arcoiris?

El mariachi Arcoiris tiene dos fechas de nacimiento, la primera fue en el año 2000 cuando estaba yo a mitad de mi carrera universitaria y estaba estudiando música clásica, estudié violín y canto clásico en “California State University”; ya estaba tocando con diferentes mariachis, de hecho gracias al mariachi me ayude a pagar mis estudios universitarios.

Estaba estudiando tiempo completo y fue alrededor de ese tiempo que salí del clóset. 

Al hacerlo pensé y decidí que quería que la gente me tratara de manera igualitaria, no quería que se me tratara diferente a los demás, cuando salí del clóset quería conocer a otra gente de la comunidad LGBTQ+. En la Universidad había un grupo: “The Gay and Lesbian Alliance” tenían como meta promocionar la igualdad, la hermandad, y también hacían eventos durante la semana de orgullo gay, dentro de esos eventos uno era una boda, entonces el matrimonio dentro de las personas del mismo sexo no era legal y la boda funcionaba como protesta. Para la boda me invitaron a tocar con el mariachi.

A mí se me ocurrió, sería padre que fuera un mariachi gay, y todos se me quedaron viendo y dijeron, ¿puedes hacer eso? y dije: ¡no sé! 

Empecé a hacer llamadas y a mucha gente le interesó. Así es que se formó un grupo y le nombré Mariachi Arcoiris. 

Al evento asistió el dueño de un club gay que se acercó y nos dijo que nos quería contratar para tocar dos veces por semana. Lo hicimos por un año pero después me dediqué de lleno a mis estudios. De ahí nos separamos pero quedó esa semillita del Mariachi Arcoiris en mi cabeza.

Con el tiempo y después de graduarme seguía trabajando profesionalmente con diferentes mariachis, al ser abiertamente gay tristemente tuve que enfrentarme con mucha discriminación, con acosos, burlas, susurros detrás de mí, yo veía todo eso muy injusto, ese trato hacía mí no era igual que el que se le daba a otras personas dentro del grupo.

El ser abiertamente gay era tabú para ellos, mis compañeros de mariachi, a mi se me hacía injusto que ellos podían hablar de sus novias, sus esposas, y yo nunca podría mencionar nada de eso, al contrario, ellos insistían en que debería estar con una chica, casi me agarraban de la mano y me empujaban hacía las mujeres, tuve muchas experiencias así. Cada vez que pasaba eso pensaba: algún día voy a volver a formar el Mariachi Arcoiris.

A finales del año 2013 estaba trabajando con un mariachi acá en Los Ángeles, después de haber vivido en Italia y en Nueva York, de haber estudiado ópera siempre regresaba al mariachi, siempre fue mi fuente de ingreso seguro; después de otro incidente de discriminación que tuve dije: voy a volver a formar el Mariachi Arcoiris porque yo necesito un espacio seguro en donde pueda ser yo, en donde las demás personas también sean libres para ser como ellos son auténticamente, y podamos tocar nuestra música.

La primer mujer en integrarse fue Natalia Melendez, ella es la primer mujer transgénero en la historia del mariachi, es mi mejor amiga, ella fue parte del Mariachi original Arcoiris en el año 2000 mucho antes de su transición, entonces todavía no se identificaba como mujer, se identificaba como hombre gay. Ella es un ejemplo para muchas otras personas, al haber hecho su transición quizás no hubiera sido aceptada en una agrupación, aquí ella puede ser, y todos podemos ser quienes y como somos.

Regresamos a ese mismo antro, todavía existe y es igual, vaquero y gay, ya tenía otro gerente pero le dije que podía llevarle a un mariachi gay, me dijo -ok, para el 14 de febrero va a ser el primer show-. Encontré músicos y empezamos a trabajar ahí, ese fue nuestro aniversario el 14 de febrero del 2014 y desde entonces ha crecido mucho el mariachi.

Es así como inició el mariachi Arcoiris dos veces.

¿Cómo ha sido ese proceso de mantenerse unidos, cuál ha sido el mayor reto que han tenido?

Alguien me dijo una vez que ser director de un mariachi es más que nada saber controlar y entender las diferentes personalidades, y sí, cada quien tiene su personalidad, sus vidas a parte del mariachi, estudios, trabajos, tratar de que todos estemos «on the same page» tratando de que todos tengamos esa misma meta de promover nuestro mensaje de inclusividad, del profesionalismo del mariachi.

Nosotros representamos a dos comunidades, a la comunidad latina o mexicana hacía el resto del mundo acá en los Estados Unidos, y también a la comunidad LGBTQ+ es decir la no necesariamente mexicana o latina, y eso significa que nos invitan a tocar en muchos eventos, ese es un reto y una oportunidad de poder mostrar a la comunidad tan diversa en Estados Unidos, a personas que son como nosotros, hijos de inmigrantes y acercarlos a que conozcan la música mexicana.

Por otro lado es un reto representar la comunidad LGBTQ+ con los latinos y a los mexicanos en especial que tienen estereotipos muy arraigados, hoy en día gracias a los millennials y los Gen Z que son muy abiertos tenemos fans heteros, gracias a las redes y nuestros seguidores nos contactan para bodas hetero pero siempre es un reto.

Ustedes ahora son un ejemplo para nuevas generaciones, para ustedes quiénes han sido su ejemplo a seguir?

La verdad es que no hemos tenido esos ejemplos en grupos de mariachis LGBTQ+ porque nosotros somos los primeros, y como tú has dicho, ahora nosotros somos ese ejemplo para las generaciones que siguen, de hecho nos han escrito gracias a las redes, personas de pueblos de diferentes partes de México que nos dicen que ojalá existiéramos allá, que quisieran ser parte, que gracias a nosotros tuvieron la fuerza para poder salir del armario con sus familias, que son músicos de mariachi también. Eso es una responsabilidad muy grande y estamos agradecidos de poder dar un buen ejemplo.

Como ejemplo yo he tenido a las mujeres del mariachi, maestras que tuve acá en Los Angeles, porque ellas tuvieron que quebrar ese estereotipo antes que nosotros, a ellas tampoco se les permitía estar dentro del mariachi, se les decía que no sabían tocar, que las mujeres eran para la cocina; acá está el Mariachi Reyna de Los Ángeles, es el primer mariachi femenil en los Estados Unidos y es de muy buen nivel. Aunque siempre están los hombres machistas que cuando quieren decir algo bueno de una mujer mariachi, dicen: ella toca muy bien, toca como hombre.

Yo personalmente tuve ese ejemplo de mujeres dentro del mariachi que me dieron esa fuerza para poder pensar: yo también lo puedo hacer. 

Dices que cuando saliste del closet buscabas que te trataran igual, crees que has logrado eso con el mariachi y también individualmente?

En lo personal siempre he exigido y buscado eso, creo que en el mariachi definitivamente lo he hecho. Pongo este ejemplo: el repertorio de la música de mariachi es muy machista, habla de amores, de mujeres, de la traición, o el amor hacía la mujer, entonces lo que hacemos en Mariachi Arcoiris es que le sacamos la vuelta a todo eso. 

Como estudié música clásica, yo tengo en mi mente muy grabado, respetar la intención del compositor, la canción muy famosa de José Alfredo Jiménez “ella” no la voy a cambiar a “él” por querer cantar a un hombre, no le voy a cambiar la letra porque esa no era la intención del compositor, pero lo que voy a hacer es que la va a cantar una mujer en mi grupo, entonces ella, una mujer va a poder dedicársela a otra mujer.

Dentro del mismo grupo muchas personas que han entrado, que ya habían tocado mariachi en otros grupos se atreven a integrarse a este mariachi, con eso la gente sabe que eres parte de la comunidad LGBTQ+. Un integrante del mariachi, es no binarie, cuando entró al grupo entró como chico gay y a través del tiempo se dio cuenta de que tal vez era transgénero, pero no estaba muy seguro y ahora ya se dio cuenta que es no binarie, y usa los pronombres elle y ella, entonces ahora cuando está cantando  y se refieren así mismo, por ejemplo la de “cielo rojo” ella cambia la letra, este ambiente les da esa oportunidad de poder hacerlo.

Cuál es la mayor diferencia que tu ves respecto a los mariachis en los que estabas antes (además de la discriminación y estereotipos)  y el Mariachi Arcoiris?

Creo que la mayoría de las personas que veo gay, y que tocan en esos otros grupos, de alguna forma todavía forman parte de ese molde tradicional, qué bueno que se sienten lo suficientemente cómodos para estar en esos grupos, porque hoy en día sobre todo en este país, ya la mente es más abierta, y sobretodo cuando son grupos de personas como yo, pochos, de la primera generación de inmigrantes, que somos americanos. Las personas que nacieron, crecieron y estudiaron acá, sobre todo si tienen estudios más allá de la prepa tienen esa mentalidad más abierta.

Hay muchos grupos que son abiertamente gay y son bienvenidos, ¡qué bueno! Sin embargo las personas siguen en un molde un poco más tradicional, realmente no he visto a una persona que sea muy afeminado si es un hombre gay en uno de estos grupos, pero la cosa es que son más aceptados hoy en día que antes. Sin embargo no existe aún la apertura y aceptación al cien por ciento.  

Lo que también noto es que se escuchan muy bien y todo pero no van más allá de lo que es una interpretación de la música de mariachi tradicional, no es algo malo, es mariachi y es una tradición, pero también dentro de esa tradición cabe un poquito de evolución, de desarrollo de la misma música, yo no estoy hablando de cambiar el género de la música, yo mismo batallo un poco con esa idea de qué tanto queremos interpretar la música de mariachi de otra forma, lo que si me gusta es que dentro del género del mariachi se pueden hacer bonitos arreglos nuevos, y se puede hacer otro tipo de interpretación de la misma música tradicional y de alguna forma darle un toque nuevo, algo un poquito más moderno para que a la gente le siga atrayendo sobre todo a las generaciones jóvenes, porque ellos son ahora los que van a contratarnos y comprar nuestros discos. 

Actualmente el Mariachi Arcoiris está trabajando en su segundo álbum en el que habrá covers y popurris como en su primer disco, pero también se van a incluir algunas piezas originales. 

web: www.mariachiarcoiris.com

IG: @mariachiarcoiris