¡Ándale, Prieta! 

Por Rosy Acosta

Yasmín Ramírez nos deleita y nos entretiene con su nuevo libro ¡Ándale, Prieta!. En conversación con VozEs, pudimos entender más sobre su proceso creativo al escribir una memoria inspirada en “Ita”, el diminutivo que ella le da a “abuelita” materna y dado que su obra es muy detallada podemos captar la esencia de sus vivencias y del transcurrir del tiempo en un ambiente totalmente bicultural en la frontera de El Paso, Texas.

Yasmín Ramírez

También pudimos corroborar que los “Bloody Mary” que describe tomaba a los 7 años de edad eran sin alcohol, y que curiosamente, pasar tiempo en el bar donde trabajaba su “Ita” fueron de los momentos más memorables de su infancia. 

Su historia como inmigrante empieza en 1888, sí, leyeron bien, cuando su tatarabuelo cruzó la frontera, y es así como la historia familiar comienza. La familia de Yasmín ha estado aquí ya por más de un siglo, y contrario a las historias de hijos de inmigrantes, de “primera generación” ella se siente alejada de muchas nuevas experiencias de los recién llegados. Este fue uno de los muchos motivos que la impulsaron a contar su propia historia para tratar de generar empatía entre las distintas generaciones de inmigrantes.

Conoce más de sus inspiraciones y el proceso creativo al escribir ¡Ándale, Prieta! a continuación.

¿Yasmín, hablas Español? 

Las palabras se me pierden, puedo hablar de comida, de música pero de literatura es más difícil. Me pongo nerviosa, por ejemplo estaba platicando con mi esposo que es Colombiano y me estaba preguntando, dime Yasmín de qué trata ¡Ándale, Prieta! Es un poco complicado responder,  yo fluyo más en Inglés.

Cuéntanos tu historia, hablamos de ¿cómo fue crecer en El Paso,Texas?

Sí, trato de contarla en el libro, pero les cuento que cuando creces en El Paso, Texas es algo muy único y como estamos muy cerca de México es muy difícil no tener algún tipo de conexión con la cultura Mexicana. Si me ves soy “prietita” no hay manera que yo me perciba como como una “gringa-gringa” pero creo que lo que es interesante de aquí es que las raíces están tan ligadas y que mi familia cercana no migró de México a Estados Unidos sino que ellos ya estaban aquí desde hace mucho.

Yo crecí como en una especie de incubadora y se siente muy normal tener conversaciones, quizá si mi familia se hubiera movido a otro lugar, al oeste o Carolina del Norte mi experiencia podría haber sido muy diferente. Para mi es completamente normal navegar en dos idiomas, saber cómo es un verdadero taco que no es nada como Taco Bell. Pienso que todo se debe a la proximidad con México no tengo familia allá que yo conozca pues mi familia vino a este lugar hace muchísimo tiempo. Visito Ciudad Juárez, voy por un día, voy al mercado, compramos tortillas recién hechas, comemos enchiladas, cruzamos la frontera, es rápido en cinco minutos estás en el mercado. 

Siempre vi estas experiencias normales hasta que me moví fuera de El Paso, viví diez años en Dallas y es ahí cuando me doy cuenta que mi piel es “morenita” que los tacos de “on the border” no son verdaderos tacos. Cosas pequeñas que no había notado antes y es en esta época cuando empiezan a llamar la atención. Viví varias microagresiones, por ejemplo me decían: ¿Dónde aprendiste a hablar inglés tan bien? Y yo respondía en El Paso y la gente ni siquiera sabía que El Paso estaba en Texas y esto era raro. Luego también me topaba con comentarios como: Ahhh!!,¿eres de la india? Entonces yo pensaba, esta gente considera que la inteligencia está relacionada con la gente de la India y no con la gente de México. Este tipo de situación me frustraba constantemente, pues básicamente era alienada en espacios de blancos.

En tu libro mencionas a Mamá Lupe tu bisabuela, a Ita tu abuela y a tu mamá. ¿Todas ellas nacieron en El Paso? Los papás de Mamá Lupe también nacieron en El Paso? 

Cuando empecé a escribir el libro investigué algo de información y al final del libro compartí el árbol familiar, vi que en el año de 1888 mi tatarabuelo cruzó la frontera. En ese tiempo no había un puente como el que se conoce hoy en día. Fue muy interesante cuando estaba investigando no había un puente para cruzar lo que existía era una especie de ferry que iba y venía del lado gringo al lado mexicano y justo en esta época se inauguraba el cruce de la frontera internacional y así es como El Paso empieza a crecer y también se convierte en un lugar transcontinental gracias al ferrocarril en Asarco, y así la ciudad se vuelve más grande y luego surge la creencia de que la frontera es peligrosa. Puedo ver porque la gente piensa eso, en mi caso yo que he ido a Medellín porque mi esposo es de Colombia, automáticamente pienso en Narcos y mi esposo me dice que eso fue en los años ochentas. 

Entonces hiciste todo un trabajo de investigación sobre tu familia, ¿cuéntanos cómo fue el proceso? 

Es muy interesante, tuve ayuda, no todo lo hice sola mi hermana me ayudó a encontrar muchos documentos por ejemplo la información de mi tatarabuelo. Se siente muy emocionante ver documentos con su firma pues es una especie de conexión. No me fui muy atrás y no encontré de que lugares migraron, además para mi era muy difícil leer en español ya que la escritura era muy diferente también. Al mismo tiempo veo que es muy interesante ver la historia y darme cuenta que mi familia llegó y nunca se movió de aquí, siempre estuvieron en la frontera.

Por ejemplo, mi abuela creció aquí en el sur donde se conoce como “Segundo Barrio” y me parece que fueron felices en este espacio pues tu puedes vivir aquí y no necesitas hablar inglés. Una de las cosas que traté de no mostrar en el libro fue que por ejemplo conozco literatura latina de autores que son primera generación aquí en los Estados Unidos y son historias de inmigrantes y yo me siento muy alejada de ese tipo de historias aún y cuando me considero Latina yo no tengo esas experiencias y pienso: ¿Qué hay de las historias de gente como yo? Existen muchas historias similares a la mía  y que sus familias han estado aquí por mucho tiempo y por eso en la última parte del libro trato de resaltar esa narrativa de que únicamente cruzamos y llegamos a este lado pues no, la realidad es que ya estábamos aquí.

Además los mexicanos no cruzan la frontera ilegalmente en cantidades masivas, no son asesinos, ni tampoco son violadores. Ya hemos estado aquí en esta zona por mucho tiempo por ejemplo California, Texas, Nuevo México, Arizona, eso era territorio mexicano.

Espero que con el libro la gente pueda ver eso y que también comprenda que hay gente como yo que está arraigada a su cultura latina y que no significa que seamos menos ciudadanos americanos. Espero que se abra la perspectiva y podamos mirar diferente porque como lo he dicho antes somos muchos los que nos sentimos aislados de este tipo de historias de inmigración. 

Cuéntanos sobre la parte donde tu «Ita» te está enseñando a defenderte y escribes lo siguiente “Looking back not closing my eyes was the best advice Ita gave me, life has had a way of throwing me “chingazos” from the places I least expect’. ¿Crees que aplica para todo en la vida?

Sí, en dos formas y la primera es que por ejemplo en el libro cuando trataba de hacer un plan como decir voy a ir a la escuela, voy a graduarme antes, me voy a ir de El Paso, voy a hacer esto o lo otro, nunca pasaban esas cosas y muchas veces eso era mejor. Aprendes que la vida te da eso un “chingazo” y te lleva por otro camino. También hay “chingazos físicos” literalmente hablando que es cuando escribo sobre mi abuela y el abuso físico que sufre en sus matrimonios. Cuando ella me enseñaba a pelear de pequeña, yo no conocía su historia y lo que le había tocado vivir, también tuvo que defenderse a ella misma. Por último también hablo de los “chingazos de vida” esos golpes fuertes a los que te enfrentas y que duelen muchísimo. Perder a mi Ita repentinamente fue durísimo y no esperaba perder a alguien tan importante. Son diferentes tipos de golpes.

¿Cuál es la parte del libro que más disfrutaste?

Yo creo que son los recuerdos que tengo del principio, estar con mi Ita paseando en el centro caminando, ir al Bar Tap que yo entiendo que cuando eres un niño no es muy divertido ir a un bar pero a mi me encantaba acompañar a mi Ita. Imagínate que eres el único niño y todos los adultos están ahí dándote monedas para que pongas la música que más te guste en la rocola.

A veces cuento estas historias y la gente piensa que esto no era normal pero para mi esas memorias son fascinantes y son los momentos donde me sentía muy valorada y querida  por los que me rodeaban.

Esta parte también es precisamente donde siento que puedo honrar a mi Ita y mostrar que mi abuelita no era un estereotipo de la típica abuelita mexicana con las trenzas y claro esas abuelitas existen y son maravillosas pero la mía no era así y yo era muy feliz. 

¿Qué cosas conservas de Ita y de tu mamá

Pienso que las dos me criaron de maneras diferentes,  mi Ita era mas cariñosa andaba siempre con ella y cuando veía a mi mamá ella estaba mas cansada por el trabajo pero también era divertido estar con ella pues muy seguido ordenábamos pizza aunque ella al final cayera rendida de sueño. Mi mamá me compraba libros todo el tiempo por eso escribo todo el tiempo, ella se aseguraba de que fuéramos a la biblioteca.

Finalmente, las dos me nutrieron en diferentes formas pero al mismo tiempo con la misma intensidad pues mi mamá siempre estaba pendiente de que yo estuviera bien.

Una cosa que es una gran influencia de mi Ita es la música, ella siempre tenía música de fondo y si quieren escuchar algunas canciones en Spotify encontrarán una playlist que se llama ¡Ándale, Prieta!. 

En el libro mencionas varios lugares muy icónicos y esto es un verdadero reflejo de El Paso y describes muy bien la doble cultura que existe en esta área pues es una gran ciudad dividida por una frontera. 

Definitivamente, cuando hablo del libro siempre trato de recalcar que El Paso es una ciudad de viajeros pues mucha gente trabaja aquí y vive en Ciudad Juárez y eso es más económico. La gente va de compras y se regresa y viceversa. Honestamente yo no veo que sea una ciudad dividida puede que existan barreras que se han creado pero no nos han dividido como los medios nos presentan. 

¿Cómo fue el proceso creativo para escribir Andale Prieta y navegar entre el inglés y el español? 

Pienso que fue fácil pues puedo escuchar la voz de mi Ita muy fácilmente y seguir su manera de hablar y la sintaxis. Luego hay una manera muy específica de hablar en la frontera aquí utilizamos palabras como “carrilla” (light bullying) o “troca” (truck). Nunca aprendí a leer y escribir en español y eso sería un poco difícil para mí. Por otra parte considero que el español es mucho mas fonético que el inglés y también ha sido de mucha ayuda que mi esposo es Colombiano.

¿Quiénes son tus escritores favoritos?

Soy una capirotada, es decir una gran mezcla y depende de mi estado de ánimo y de lo último que leí, por ejemplo el libro “You sound like a White Girl“ un libro de Julissa Arce es un poco pesado ya que habla de la teoría de la raza. Después me pondría a leer algo romántico, después de algo tan denso necesito algo más ligero y alterno con ficción. Paso por varias fases de escritores favoritos y me encanta la escritora dominicana Elizabeth Acevedo (The Poet X) Me gusta también Rob Sheffield autor en Rolling Stone.

¿Cómo navegas con la imagen que Texas tiene últimamente, hemos visto que este estado es es el centro de la atención y existe mucha negatividad, por ejemplo están prohibiendo ciertos libros sobre Justicia racial esto te afecta de alguna manera?

Pienso que es difícil pues están sucediendo cosas que no son muy buenas para este estado. Hay todo un tema con la teoría crítica de la raza que en estos momentos esta afectando desde Kinder hasta el grado doce. Dan Patrick el vicegobernador de Texas si se vuelve a reelegir quiere quitar el acceso a la educación superior.

Es muy frustrante y muy preocupante estar viendo estas posibilidades pero algunas universidades están aprendiendo diferentes perspectivas, tienen acceso a leer sobre varios autores, aprenden sobre movimientos diferentes también.

Me siento temerosa y al mismo tiempo espero que la mayoría de la gente vote por otras opciones que actualmente no tengan un puesto en esta administración. Definitivamente hay un ataque a través de todo el país y están tratando de silenciar nuestras voces en un intento por recuperar el control y no entiendo por qué sienten una pérdida del control. 

¿Qué sigue para Yasmín después de este libro?

Estoy trabajando en ficción ahora, el libro tentativamente se llamará  “Lola Coca-Cola” y esta basado en una canción de The Kinks que precisamente se llama Lola. La historia se desarrolla en El Paso, Texas y eso es lo que quiero seguir resaltando: la frontera. Será una especie de soundtrack de su vida, estoy escribiendo y voy como en la mitad pero el plan es terminarlo durante el verano. 

Conoce mas de Yasmin en:

@YasminRamRio en twitter

@leeandlow y amazon.com para comprar el libro ¡Ándale, Prieta!

linktr.ee/yasmin.ramirez es mi blog

@yasminramirezwrites en instagram

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.